martes, 21 de mayo de 2013

Más sobre la estevia

La estevia es un endulzante natural sin calorias y apto para diabéticos. Además no es perjudicial para los dientes, como el azúcar (tanto refinado como moreno), la miel (que es el alimento para las abejas y la producen para vivir), los siropes de distintos tipos e incluso la fructosa. Por esta última razón dejé de consumir todos estos endulzantes, ya que por muy simpático que fuera mi dentista, estaba bastante harta de tener cada vez más caries.

Como no soy experta en nutrición me abstengo de dar información en este sentido, pero puedo decir por experiencia que desde que dejé de consumir estos productos no he vuelto a tener nuevas caries (y de esto hace ya mas de 17 años!!).

Foto Jardin Express

Al principio empecé endulzando mis bizcochos con plátanos, y claro, todo tenía un saborcillo de fondo a plátano, con lo que me pusieron la etiqueta en la familia de que "todos tus dulces saben a plátano" (ya se sabe: vegano y sin azúcar.... , "muy sospechoso y seguro que malísimo"). Y lo que son las cosas, aunque hace ya más de ocho años que no uso los plátanos, pero la "etiqueta" seguía, hasta que hace poco dí una merienda y mira por dónde que va mi hermano (el de las "etiquetas") y me dice "Rocío, te estás mejorando". Lo cual significaba "estos dulces no sólo no saben a plátano, sino que además están buenos de verdad".

Cuando una amiga me dió un botecito con hojas de estevia pulverizadas, la verdad es que no me entusiasmó demasiado, pero a mí me gusta probar, ensayar, inventar, y eso hice. En aquella época era difícil encontrar estevia (y sobretodo recetas o incluso indicaciones sobre la dosificación), ya que la UE aún no le había dado el visto bueno, y el día que se me ocurrió preguntar por estevia en una farmacia se alarmaron todos muchísimo, como si hubiera pedido opio. Me despedí prometiendo volver cuando la aprobaran, pero no volví.

Descubrí un distribuidor online con precios asequibles y probé todos los tipos de estevia que ofrecían, llegando a la conclusión de que la más apropiada para mis tartas y dulces era el steviosid en polvo con 95% Steviolglycoside. Es un polvo blanco muy fino y sin el sabor de las hojas.

La dificultad en la dosificación consiste precisamente en el alto grado de dulzor (1 gr de estevia equivale a 300 gr de azúcar) y en que una dosis mayor no implica mayor dulzor, ya que si nos pasamos lo que obtenemos es un sabor amargo de fondo. A pesar de todo hay mucha gente a la que le molesta el "sabor a estevia" (aunque no me extrañaría que muchos de ellos endulcen con sacarina, pero bueno, sobre gustos no hay nada escrito, o al menos eso dicen). Yo sólo sé que a fuerza de probar nos acostumbramos a sabores que antes no nos gustaban y que desde que dejé el azúcar, etc. no he vuelto a tener nuevas caries. Y que queréis que os diga, mis dientes me importan mil veces más que cualquier sabor. 

En cuanto al precio, si calculamos la cantidad de azúcar necesaria para endulzar y la comparamos con la cantidad de estevia, podeis echar cuentas vosotros mismos, os asombrareis. Yo sigo comprando online, nos reunimos varios amigos y así nos sale más económico. Los preparados con estevia que venden sobre todo en supermercados son un engaña-bobos y salen carísimos porque la cantidad de estevia que contienen es mínima, el resto es "relleno" para que sea más fácil de dosificar, pero con eso de que lleva estevia se permiten vender el producto a precios elevados.

Las dosis indicadas en mis recetas se refieren al polvo blanco steviosid. Si os resulta de todas formas poco dulce, podeis rectificar el sabor con cualquier otro tipo de endulzante (yo suelo utilizar xilitol, que además es beneficioso para los dientes), pero sólo para rectificar, y al cabo de pocos meses vereis que los dulces de antes os resultan "demasiado dulces".




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.